¿Están siendo tratados injustamente ciertos empleados escolares?

Rick Mercurio

Sin un aumento en diez años, sin beneficios médicos, con una escasa protección de seguridad, los trabajos más sucios, y poca esperanza de ascenso; los conserjes suplentes del distrito escolar primario de Escondido dicen basta ya.

Los empleados escolares no docentes del estado están representados por la Asociación de Empleados Escolares de California (o CSEA por sus siglas en inglés).  Carmen Miranda, la antigua presidenta de la CSEA de Escondido, describe las precarias condiciones de trabajo y la situación de un trabajo sin futuro de 11 conserjes suplentes.  “Ellos solo quieren ser tratados justamente,” dice Miranda.  Un oficial del distrito, sin embargo, disputa estas alegaciones.

Miranda dice que los conserjes no confían en hablar públicamente por miedo a perder sus trabajos.  Miranda se reunió en privado recientemente con cinco de ellos para escuchar sus historias.  Algunos de ellos le dijeron que otros empleados los intimidan al decirles, “Debes estar feliz solo por tener trabajo.”  El miedo ayuda a explicar el largo silencio de los suplentes, y su renuencia para dar sus nombres para este artículo, de acuerdo a Miranda.

Los suplentes dicen que han estado trabajando duro y prácticamente sin parar en sus trabajos, lo cuales deberían cubrirse solamente por motivos de enfermedad o de ausencia por parte de los trabajadores de tiempo completo.  “Es como si ellos fueran trabajadores de tiempo completo, pero sin la paga o los beneficios,”  dijo Miranda.  Ella acusó al distrito de explotar a los trabajadores con el fin de ahorrar dinero al darles la jornada completa.  Esos ahorros incluirían días de licencia por enfermedad, horas extra, cobertura médica, vacaciones, aumentos de salario, y oportunidades de ascenso en sus trabajos.

Después de diez años, los suplentes han dominado sus trabajos a tal grado que a algunos de ellos se les ha pedido entrenar a los trabajadores nuevos, de acuerdo a Miranda.  Si no están completamente capacitados como empleados de tiempo completo, entonces por qué se les usa como mentores, se pregunta Miranda.

Además, Miranda afirma que a los suplentes se les asignan los deberes con mayores demandas y los más sucios comparados con los conserjes de tiempo completo.  Ella dice que mientras que a los trabajadores de tiempo completo se les dan las tareas más livianas, los suplentes trapean pisos usando cubetas pesadas de agua; a los suplentes se les pide que limpien las aulas más sucias; y al limpiar las alfombras, los suplentes utilizan equipo grande y pesado.  Miranda insiste que los suplentes no se están quejando de sus tareas, sino del trato injusto.

Miranda dice también que debido a que el idioma principal de los suplentes es el español, el potencial para su avance se limitada injustamente debido a las prácticas de empleo del distrito.  “Ellos entienden el inglés más de lo que lo pueden hablar,” dice ella, “pero lo conocen suficientemente bien para hacer bien sus trabajos.”  Durante una entrevista de trabajo, ella cree que las probabilidades están en su contra.

Kevin Rubow, Asistente del Superintendente de Recursos Humanos, niega cualquier mala conducta o abuso por parte del distrito.  Él dice que se usa un sistema de mérito, similar al del servicio civil, requerido por el Código Escolar de California.  “Para asegurar la objetividad en las entrevistas estructuradas, utilizamos paneles de dos o más calificadores de distritos escolares cercanos que no conocen a los candidatos,” dijo él.  “Los candidatos que completan exitosamente el proceso de la prueba son colocados en una lista de elegibilidad de acuerdo al orden de su calificación relativa determinada por todos los componentes de la prueba.  Los candidatos son entonces certificados de la lista de elegibilidad de acuerdo al orden de su calificación final.”

Rubow admite que a los suplentes se les utiliza frecuentemente, pero descartó las acusaciones de explotación.  “Los empleados suplentes no se utilizan en lugar de contratar a conserjes permanentes, sino solo para servir temporalmente en los puestos ocupados por los empleados permanentes que tienen permiso para  ausentarse,” dijo él.  “El distrito paga más durante estas ausencias al continuar pagándoles a los empleados permanentes sus salarios normales aparte de pagarles a los suplentes por cubrir sus deberes.”

Los suplentes no han tenido un aumento salarial en al menos diez años, reconoció Rubow, y citó solamente un distrito, Carlsbad, que tiene un salario más bajo que el de Escondido, de un total de cuarenta y dos distritos en el Condado de San Diego.  “También estamos explorando las opciones de modificar las escalas salariales de los suplentes para mantenernos a la par de otros distritos escolares vecinos,” dijo él.

Acerca de los suplentes utilizados para entrenar a los nuevos empleados, dijo Rubow, “los líderes de cada equipo de conserjes son responsables de proveer el entrenamiento a los nuevos empleados.  El distrito no acostumbra utilizar a los conserjes suplentes para entrenar a los nuevos empleados, ya que ésta es una de las mayores responsabilidades del líder del equipo.”  Miranda cree que los líderes de cada equipo, quizás sin conocimiento de los oficiales del distrito, pueden haber estado utilizando a los suplentes con fines de entrenamiento.  Rubow no mencionó ningún plan para investigar.

El equipo de seguridad está disponible para los suplentes, afirmó Rubow.  “Estos útiles y herramientas se guardan en el depósito de Dirección y Operaciones (M&O por sus siglas en inglés) y se les reabastece y recarga regularmente para asegurar su  disponibilidad para el uso diario de todo el personal,” dijo él.  “Cuando un suplente cubre el puesto de un empleado permanente, el suplente usa el mismo equipo.”  Él no comentó si sabía con certeza que los empleados suplentes de hecho terminen usando el equipo de seguridad al que se refería.

Rubow dijo que los empleados suplentes realizan las mismas tareas que los conserjes permanentes a los que están reemplazando.  “A los suplentes se les asigna una variedad tan grande de rutas de limpieza que sería prácticamente imposible asignarles responsabilidades cada día con una mayor demanda que la de los otros empleados de limpieza,” dijo él.  Con los líderes de cada equipo a cargo de la supervisión de los conserjes, sin embargo, los oficiales del distrito no se encuentran en una posición de poder monitorear la distribución de tareas específicas a cada miembro del equipo.  Rubow no ofreció verificar las actuales asignaciones de tareas a cargo de los líderes de equipo.

El salario de horas extra está disponible a los suplentes, de acuerdo a Rubow, basándose en las horas trabajadas, usando las guías del Departamento de Relaciones Industriales de California.  Pero él justificó la política de las horas de trabajo extra del distrito, citando el contrato.  “El distrito primero le ofrece horas extra de trabajo  a los empleados permanentes como miembros de la unidad de negociación colectiva,” dijo él.

A pesar de las declaraciones de Rubow, Miranda defiende su afirmación  de que los conserjes suplentes merecen un mejor trato por parte del distrito.  “El Sr. Rubow no está siendo honesto con sus respuestas y van a continuar abusando a estas pobres personas,” dijo ella.

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *