La conferencia y día de presión de la Unión Americana de Libertades Civiles de California (ACLU)

por Laura Johnston Kohl

Durante tres días desde abril 9-11 del 2016, tuve la oportunidad de tomar un autobús a Sacramento para la conferencia del 2016 de la Unión Americana de Libertades Civiles de California sobre algunos proyectos de ley en la legislatura de California.  Llegamos de San Diego, un grupo muy diverso, y nos unimos a aproximadamente doscientos cincuenta personas más en una conferencia informativa sobre legislaciones vigentes. Fue una gran experiencia el estar rodeada de defensores de los derechos humanos y civiles. Una de las partes más emocionantes de la conferencia fue la participación de jóvenes activistas, apasionados sobre problemas que enfrentamos aquí en California y en todo el país. Yo diría que la mayoría de los asistentes a la conferencia tenían menos de 30 años de edad. Lo cual me parece una declaración importante para mí porque nuestra sociedad tiene tantas distracciones para los jóvenes.

Nos reunimos el sábado por la noche a una recepción de bienvenida y la conferencia inicio el domingo. El ponente principal fue Cephus “Uncle Bobby” Johnson, tío de Oscar Grant y cofundador de la campaña “Amor no sangre”, una parte de la Red de Derechos Humanos Estadounidenses.

La muerte de Oscar Grant en la estación Fruitvale Bart fue convertida en una película importante “Estación Fruitvale”. Pudimos ver la película después de las discusiones del domingo. La sinopsis de “Estación Fruitvale” de la página: Aunque en una ocasión pasó tiempo en San Quentin, el joven negro de 22 años Oscar Grant (Michael B Jorda) ahora trata de vivir una vida limpia y mantener a su novia (Melonie Diaz) y a su hija (Ariana Neal). Escenas retrospectivas muestran el último día en la vida de Oscar, en la cual acompaña a su familia y amigos a ver los fuegos artificiales en San Francisco en la víspera de año nuevo y que, de regreso a casa, fue arrastrado a una altercado con la policía que terminó en tragedia. Basado en una historia real.

Después de la ponencia principal, tuvimos talleres a escoger. Yo asistí a dos: “Mi escuela, mis derechos: buscando el canal de la escuela al éxito” y “Política para indigentes: lo bueno, lo malo y lo feo.”

“Mi escuela, mis derechos: buscando el canal de la escuela al éxito” discutió los derechos de nuestros estudiantes californianos. Continuamos orillando a estudiantes a dejar la escuela y hacia el canal de escuela a prisión/deportación. No es de sorprender que los estudiantes de color, con discapacidades y de la comunidad LGBTQ sean de los más vulnerables. Esto no es sólo un problema de ACLU. Esto afecta a todos los residentes de California. Gastamos más para encarcelar a alguien que por la educación de nuestros estudiantes. Este canal garantiza una población enorme en prisión de manera continua.

Antes que nada, es una atrocidad para los estudiantes que necesitan un método diferente que simplemente sacarlos y evitar que sean educados. Soy una maestra jubilada. Conozco de primera mano los estudiantes difíciles. Pero, si cambiáramos la prioridad actual de tener completamente financiada una industria carcelera inmensa mientras que la educación continua deficientemente financiada, podríamos arreglar esto. Necesitamos los recursos en la educación – en orientadores, clases más pequeñas, apoyo a estudiantes, diversidad en los maestros e intervenciones viables.

Este canal también utiliza nuestros impuestos para financiar prisiones. Si lo utilizáramos para arreglar el problema, no tendríamos que tratar de poner un vendaje sin parar ni encerrar a nuestros jóvenes. Eso no está solucionando el problema, no es una solución. Estamos de manera inconsciente llenando las carteras de quienes cuentan con tener un flujo continuo de prisioneros.

Otro problema importante con este canal es que afecta de manera desproporcionada a las minorías. Estas personas son separadas de su familia, rompiendo unidades familiares importantes y dejando niños sin padres en casa. El dinero podría gastarse mejor apoyando a adultos para que puedan enfrentar sus problemas y permanecer con sus familias.

Este canal es una situación donde todos pierden excepto la industria de prisiones privadas o el escalón más alto dentro del sistema de prisiones. Nosotros los contribuyentes terminamos con financiación educativa ineficiente y pagando por la creciente población encarcelada.

El segundo taller al que asistí fue sobre las personas en situación de calle en California. Ocupamos el primer lugar en el país en el número de personas sin hogar. En California, hemos criminalizado la situación de calle –la cual es inefectiva y ridícula. Si una persona está en la calle, ¿Cuál es la probabilidad de que esa persona pueda pagar fianzas u obtener un abogado para pelear su caso en corte? ¿Cuál es el punto? Además, California ha olvidado que la falta de residencias asequibles obliga a la gente a terminar en la calle. Nuestra humanidad está en juego. Muchas de las personas en situación de calle tienen discapacidades físicas o mentales. Muchos son veteranos. Los albergues tienen un impacto limitado porque ayudan en comunidades aisladas, pero la pandemia de la indigencia no se aborda. Debemos tener vivienda asequible y del Título XIII, sin listas de espera de 8 o 10 años. Cuando vemos a otras naciones “avanzadas”, nuestra falta de corazón es profundamente perturbadora.

Los talleres a los que no puede ir incluían temas como “Contrarrestando la discriminación anti-musulmana y anti-inmigrante”, “Política, criminalización y la lucha por comunidades seguras y fuertes”, y “Curso inicial de mejores prácticas en la campaña electoral”. Es seguro que tendré que regresar el próximo año.

Después de los talleres, nos quedamos a ver la película “Estación Fruitvale” con nuestros nuevos amigos. Fue un gran día para dirigir nuestra abogacía para el próximo año. Valoro la Unión Americana de Libertades Civiles de San Diego, y la ACLU de todo el país, por la protección que nos brinda, mientras que les recuerda a algunos a nuestro alrededor que tal vez se hayan olvidado de nuestra constitución  y declaración de derechos.

El lunes, estudiamos las propuestas de ley vigentes en la legislatura de California y fuimos a visitor a miembros de la legislatura ELEGIDOS, quiero decir que NOSOTROS los pusimos ahí.

Estas son las propuestas de ley que estudiamos y que les pedimos a nuestros oficiales electos que apoyaran:

AB2466 (Weber): Aclara la ley de California sobre elegibilidad de votantes. Varios condados la interpretan de manera diferente. Esto aclara que CUALQUIER persona que este encarcelada por un delito menor puede votar.

SB1286 (Leno): Provee una mayor supervisión comunitaria de la mala conducta policial y el uso de la fuerza seria. Actualmente, a diferencia de otros estados, California ha restringido el divulgación de investigaciones internas de agentes policiacos. Si una persona se queja, o si una persona es lastimada (o asesinada) por la policía, el registro se mantiene en privado. Más del 80% de los californianos cren que el público debería tener acceso a los resultados de la falta de conducta. Esta falta de transparencia crea desconfianza en el sistema. Nadie puede verificar que cualquier queja se haya tomado en serio. Necesitamos transparencia para ver que existe un sistema viable para revisar la conducta de los oficiales de policía.

SB433 (Mitchell): protege a las personas inocentes del abuso de decomiso civil- si una persona no es acusada de un crimen, el oficial de policía no puede confiscar su propiedad (efectivo, propiedad personal, auto, etc). Existe un problema creciente de confiscación de bienes personales que requiere que la persona acuda a los tribunales para recuperarlos.

Cada parte de este evento de tres días fue estimulante e informativa. Tuvimos la oportunidad de codearnos con activistas y visionarios por tres días. Y, pudimos practicar nuestro músculo para hablar. Necesitamos estar alertas y dejarle saber a nuestros oficiales electos nuestras exigencias. Por “exigencias” quiero decir si quieren nuestros votos, necesitan representarnos. Es un buen recordatorio. Tienen ciertas responsabilidades al ser nuestros oficiales electos. NOSOTROS también tenemos ciertas responsabilidades- incluyendo el mantener los ojos en ellos y dejarles saber nuestros problemas y posturas. Estoy orgullosa de estar afiliada con al ACLU de San Diego y de California.

This entry was posted in Español, Kohl. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *